El Pimentón de la Vera y Gredos

publicado en: Nuestro Blog | 0

Pimiento rojo de la Vera y Gredos Pimenton Nos ha encantado un post de mondelopress.com que os adjuntamos a continuación. Nuestra enhorabuena a mondelopress.com.

Si uno quiere ver, oler y sentir el rojo con intensidad, nada mejor que dejarse orientar por la sierra de Gredos, con el pico Almanzor, hasta llegar a la comarca de la Vera, la capital mundial del pimentón rojo.

Fueron los monjes de Yuste los que trajeron aquí las primeras plantas, descubiertas por Colón en su primer viaje, y ahora, solo en la cooperativa de Gualtaminos sus setenta socios producen más de 70.000 kilos de pimentón.

El año pasado vinieron un grupo de empresarios americanos a ver cómo sacaban adelante su producción, y ahora soy yo el curioso para contar a todos el proceso.

En un Seat Panda amarillo de los años ochenta, el presidente de la cooperativa, Antonio Luis, me hace disfrutar en la plantación El Tudal de los olores de pimientos, aunque también de tabaco, higueras, y frutales. Son cuatro hectáreas con la postal de Gredos y el Almanzor al fondo.

El trabajo es duro e inspira respeto, porque se hace a mano, aunque verlo es casi un espectáculo.

Antonio Parrón, su esposa María Luisa y su hijo José van cada uno por su surco, sin levantar cabeza, como si fueran atletas compitiendo, para ver quién llena antes su saco blanco lleno de pimientos, mayoritariamente rojos. Según sus variedades, darán lugar al pimentón con sabor dulce, agridulce o picante.

Son muchas horas de trabajo, arrancando con mucho mimo y experiencia las plantas para no dañarlas. 

Cuando los sacos están llenos, se los ponen a las espaldas y los suben por las escaleras a la planta de arriba de los secaderos. Allí los esparcen sobre el suelo de tarima de madera con ranuras de centímetros por donde se filtra el humo y llega el calor producido por unas grandes estufas con troncos de leña de roble y encina que tiene que alimentar continuamente Pedro Prieto.

Todo, bajo gran presión con temperatura muy alta, muy difícil de soportar, pero con una mezcla euforizante por el colorido variado, más el olor, calor, humedad y humo. Este proceso de secado y ahumado dura unos quince días.

Aquí todo es familiar. Antonio lleva las fincas con su madre, Generosa, de 80 años, una señora muy cordial, simpática y discreta, con sensación de estar siempre atareada.

Y con ella, su hermano Santiago. El recuerda que antiguamente los vecinos se ayudaban unos a otros en estas fechas, en un sistema que se llamaba la tornadía.

Por eso, fue casi natural el paso a la cooperativa, Gualtaminos, en la zona industrial de Villanueva de la Vera, que gestiona como gerente Eugenio Domínguez.

Aquí en esta nave tienen el molino, última fase del proceso. Lorenzo Calero, también con gran experiencia, enseña la cadena que recorre el pimiento seco hasta convertirse en pimentón rojo, rojo. 70.000 kilos. Pero el colorido y el olor hacen que se disfrute.

Muchas felicidades a todas las familias y empresarios que se dedican al cultivo del pimiento y a la elaboración del pimentón, por dedicarle tanto trabajo y cariño para que podamos disfrutar de tanto placer, olor y sabor, y ser reconocidos internacional mente por el rojo pimentón de la Vera. Mondelopress.com

Dejar una opinión